EL ABC de la intolerancia al gluten

EL ABC de la intolerancia al gluten 

Las etiquetas “libres de gluten” están por todas partes, pero ¿es que el gluten es algo malo?

 

Si fueras un visitante de otro planeta que anda en un supermercado moderno eventualmente te preguntarías sobre esa extraña sustancia llamada gluten y por qué pareciera que todo el mundo lo está evitando. Las ventas anuales de productos libres de gluten son estimadas alrededor de 13 billones de dólares en 2015.

 

¿Qué es el gluten?

El gluten es una proteína encontrada en ciertos granos(especialmente trigo, pero también en el centeno o la malta) que permite a la cepa de hongo germinar, Es una sustancia pegajosa que cumple con la función de aglutinar las otras sustancias. Una buena forma de pensar el gluten o cualquier proteína es imaginársela como un collar de perlas. Cuando las proteínas son digeridas el ácido hidroclórico o acido estomacal  procesan las sustancias, las enzimas se encargan de pelar y deshacer las perlas que son los aminoácidos, que son las sustancias elementales y estructurales de las proteínas que no pueden ser reducidas a otra. Con el gluten, este proceso no funciona. Ningún humano puede digerir el gluten completamente, ya que no se tienen las enzimas necesarias para descomponer estos péptidos o cadenas de aminoácidos de la mejor manera, lo que siempre tiene como consecuencia la inflamación,

 

Intolerancia vs. Sensibilidad vs. Enfermedad celiaca.

Algunos expertos han sugerido que la sensibilidad al gluten y la intolerancia son frecuentemente mal diagnosticados como un amplia rango de enfermedades. La sensibilidad al gluten puede enmascarar todo desde problemas digestivos hasta problemas de la piel, neurológicos y hasta autoinmunes. La intolerancia al gluten es diferente a la enfermedad celiaca en el sentido que no es una enfermedad autoinmune. Cuando los celiacos comen comidas que contienen gluten sus sistemas inmunes se vuelven locos, de forma que se dañan los tejidos de los intestinos delgados. En cuanto a la intolerancia al gluten, los síntomas aparecen tan pronto como se come trigo o cualquier producto que tenga gluten. Entre los síntomas se incluyen malestar estomacal, cólicos, flatulencia, diarrea. La sensibilidad al gluten  es básicamente una forma menos seria de intolerancia al gluten con casi los mismos síntomas.

 

Perder peso y el gluten.

NO vas a perder peso automáticamente si quitas el gluten de tu dieta. No porque sea “libre de gluten” no significa que sea saludable. Muchas comidas que son libres de gluten son hechas con sustancias como jarabe de maíz, que no son saludables, ya que suben el nivel de la sangre más que la harina blanca. Esto es especialmente peligroso para cualquiera que esté buscando bajar 20, 30  o más libras. Estas comidas no van a activar la respuesta inmune al gluten, pero si serán todavía sensibles a la insulina que produce que ganes peso. Algunos expertos han sido más radicales y señalan que el gluten puede ser adictivo y tener un impacto aun no conocido en los antojos, el humor y el apetito.

 

¿Qué nos queda?

El gluten puede causar inflamación en muchas personas, pero no en todas. Para estos desafortunados, los granos enteros pueden ser parte de una dieta saludable en sustituto del trigo. EL aumento a la sensibilidad al gluten no es producto de una sobreexposición al gluten en las comidas procesadas, sino más bien son el resultado de demasiado azúcar en nuestras dietas y demasiadas comidas pro-inflamatorias.  Por tanto una dieta sana, balanceada, libre de grasas tras, azúcar y harinas refinadas es la mejor manera de crecer sin alergias o intolerancias., además de ayudarnos a mejorar los síntomas si ya estuvieran presentes.

Medicina Positiva  
 
Loading...