Lo que tienes que saber para evitar el reflujo y la acidez.

 

Lo que tienes que saber para evitar el reflujo y la acidez. 

Si sientes la garganta irritada, tal vez estés a punto de contraer un resfrío. Pero si has tenido estos síntomas por algún tiempo, tal vez estos síntomas no son causados por un virus, sino por una válvula (su esfínter esofágico). Este es el músculo que controla el pasaje entre el esófago y el estómago, y cuando no se cierra completamente, el ácido estomacal y la comida vuelven al esófago. El término médico para este proceso es reflujo gástrico.

 

El reflujo gástrico puede causar carraspera o ronquido en la garganta así como dolor de garganta, te a va dar literalmente un mal sabor en la boca. Si has experimentado esto, es que el reflujo gástrico manifiesta sus síntomas más crónicos. Alrededor de un 5 a 10% de personas que padecen de reflujo padecen de acidez estomacal (dolor en la parte alta del abdomen que puede ser confundido con un ataque al corazón).

Según expertos hay tres condiciones que contribuyen al reflujo gástrico como lo son una pobre evacuación de alimento o acido del esófago, mucha acidez estomacal y tiempos extremadamente largos del estómago para vaciarse.

 

Si estas teniendo estos periodos repetidos de acidez o a de alguno de los síntomas de reflujo gástrico, debes de tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

 

1.No comas hasta que estés demasiado lleno y hazlo despacio.

Cuando el estómago está muy lleno, puede hacer mucho reflujo en el esófago. Si es posible incluirlo en su rutina diaria, trata de incluir pequeñas comidas a lo largo del día en vez de tres grandes comidas.

  1. Evita ciertas comidas.

En otro tiempo, a las personas con reflujo gástrico se les instruyó en eliminar toda la comida excepto las comidas blandas. Pero esto es el pasado el tratamiento ha evolucionado, se pueden comer muchos alimentos, pero hay aún algunas comidas que pueden causar más reflujo  que otras, tal es el caso de alimentos que contengan menta, picantes, tomates, cebollas, ajo, café, té, chocolate y alcohol. SI comes normalmente alguno de estos alimentos, trata de eliminarlo a ver si mejora tu reflujo.

  1. No bebas refrescos carbonatados.

Te van a hacer eructar, que manda ácido al esófago. Toma agua pura sin saborizantes en vez de agua carbonatada o gasificada.

  1. Mantente despierto después de comer.

Cuando estás de pie o inclusive sentada, la gravedad por sí mismo ayuda a que el ácido se quede en el estómago, donde debería de estar. Termina de comer tres horas antes de ir a la cama. Esto significa que no hay siestas después de almuerzo y no hay cenas tarde o bocadillos de medianoche.

  1. No te muevas muy rápido.

Evita el ejercicio extenuante o vigoroso dos horas después de comer. Una caminata después de comer está bien, pero ejercicio que involucre saltos, doblamientos, o inclinarse constantemente puede enviar mucho ácido al esófago.

  1. Duerme inclinada(o). Idealmente, tu cabeza debe estar 10-15 centímetros más alta que tus pies. Puedes lograr esto usando algún objeto para ubicar en la parte superior de la cama, debajo del colchón, de forma que cambie la elevación No intentes hacerlo con una montaña de almohadas, que no darán el soporte necesario.
  2. Pierde peso si estás de sobrepeso.

Estar con sobrepeso hace que la estructura muscular que soporta el esfínter del esófago disminuya la presión que mantiene al esfínter cerrado. Esto lleva a reflujo y acidez.

  1. Si fumas, déjalo

La nicotina ayuda a relajar el esfínter del esófago.

  1. Revisa tus medicamentos.

Algunos medicamentos, incluidos los estrógenos postmenopaúsicos, los antidepresivos tricíclicos, los antiinflamatorios pueden relajar el esfínter del esófago.

 

Medicina Positiva  
 
Loading...